Reuters informa que la gobernadora de la Reserva Federal, Michelle Bowman, ha dicho el miércoles que estaría “muy cómoda” con el comienzo de retirar parte del apoyo del banco central estadounidense a la economía tan pronto como el mes próximo, citando sus preocupaciones sobre la inflación y las burbujas de activos.

“Soy consciente de que los beneficios restantes para la economía de nuestras compras de activos ahora probablemente sean compensados por los posibles costes“, ha dicho Bowman en sus declaraciones preparadas para su entrega a la Universidad Estatal de Dakota del Sur.

Comentarios clave

Muy cómoda con empezar a estrechar las compras de bonos este año, preferiblemente en noviembre.

Particularmente preocupada de que las compras de activos estén aumentando las valoraciones, o que la política de la Fed sigue siendo flexible y plantee riesgos para las expectativas de inflación.

Los beneficios de las compras de activos de la Fed ahora probablemente se ven compensados por los costes.

Si la expansión continúa como se espera, apoyará un ritmo de reducción que pondría fin a las compras a mediados de 2022.

Espera un progreso constante hacia los objetivos de inflación y de empleo de la Fed en los próximos meses.

Las herramientas de la Fed no son adecuadas para abordar los problemas de oferta de mano de obra.

No espera que el empleo vuelva completamente a los niveles previos a la pandemia pronto, por razones no relacionadas con la política monetaria.

La inflación se reducirá a medida que se resuelvan los cuellos de botella de la oferta.

Hay un riesgo importante de que las presiones de precios relacionadas con la oferta puedan durar más de lo esperado.

Los aumentos salariales y otras inversiones en empleados posiblemente aumentan las presiones inflacionarias.

Algunos banqueros comentan preocupaciones sobre una posible burbuja de precios de la vivienda y riesgos para la estabilidad financiera.

Si las lecturas elevadas de inflación continúan, se puede ver una huella en las expectativas de inflación a largo plazo.

El anclaje de las expectativas de inflación es una condición importante para cumplir los objetivos de política monetaria.