El Banco Central Europeo, como se esperaba, mantuvo sin cambios la política monetaria tras la reunión del Consejo de Gobierno. Tanto la tasa de interés como el programa de compras se mantuvieron sin cambios. El BCE indicó que los riesgos están sesgados a la baja y que analizaran cuidadosamente los próximos datos, incluyendo la dinámica de la pandemia, el panorama de las vacunas y los eventos relacionados con el tipo de cambio.

En el comunicado el BCE abrió las puertas a cambios en la próxima reunión al marcar que las nuevas proyecciones macroeconómicas del staff de la junta en diciembre permitirán hacer una reevaluación completa del panorama económico y el balance de riesgos. Esto llevará a una recalibración de los instrumentos.